mayo 2018

Ya hemos hablado en alguna ocasión de lo eficaces que resultan los mapas mentales a la hora de organizarnos el estudio. Y es que los mapas mentales nos permiten conocer el contenido de un tema completo de un solo vistazo, permitiéndonos identificar fácilmente las ideas principales y diferenciarlas de las secundarias. Sin embargo, hay más. Los mapas mentales también nos pueden ayudar a organizar otros aspectos de nuestra vida diaria, tanto a nivel personal como profesional: por ejemplo, cuando queremos tomar decisiones que nos afectan, dirigir a nuestro equipo de trabajo, conseguir mejores resultados en el estudio, planificar u organizar un viaje, etc. Los mapas mentales te ayudan a mejorar tu organización  Además, los mapas mentales nos permiten dar rienda suelta a nuestra imaginación y representar todas nuestras ideas con imágenes, de manera que cuando queramos recordar algo sea mucho más fácil hacerlo. ¡No censures a tu cerebro y hazlo memorable! Como bien dice Tony Buzán, «es más fácil recibir datos si te interesan y te motivan». Para ayudarte a conocer en qué otras facetas de tu día a día puedes aplicar los mapas mentales, te dejamos una lista con la que puedes ir practicando: Para resolver los problemas que te surjan diariamente. Para...

Cuando nos hablan de entrenar el cerebro, inmediatamente pensamos en sudokus y crucigramas. Tenemos muy arraigada la idea de que el ejercicio físico solo sirve para ejercitar los músculos. Sin embargo, el mundo científico coincide en que su práctica contribuye también a tener un cerebro más saludable.  Existen muchos estudios científicos que demuestran que el ejercicio físico, especialmente el ejercicio aeróbico, ayuda a frenar e incluso prevenir el deterioro mental causante de enfermedades como la demencia, el alzhéimer o la depresión.

Seguramente, si nos hiciesen la pregunta «¿cuál es tu velocidad de lectura?», muchos de nosotros responderíamos que «alta o muy alta». Sin embargo, cuando tenemos que entender y memorizar mucha información o leer montañas de libros para redactar un TFM o una tesis doctoral, nos encontramos con una desagradable sorpresa: resulta que no leemos tan rápido como pensábamos, el tiempo se nos empieza a echar encima y acabamos por agobiarnos. Te damos los consejos que necesitas para leer más rápido Para evitar este círculo vicioso te recomendamos tener en cuenta estos consejos para leer más rápido: No repitas mentalmente aquello que estás leyendo: Cuando repetimos mentalmente lo que leemos, la imagen capturada por nuestros ojos pasará al sistema acústico y, de ahí, al cerebro. Si eliminamos este hábito, la imagen pasa directamente del ojo al cerebro. Si eliminamos este paso intermedio, podrás leer más rápido. Da saltos con la vista, agrupando palabras: No hay que leer palabra por palabra. Para comprender este punto podemos tomar como ejemplo el mundo de la fotografía. ¿Qué sucede cuando alguien toma una fotografía moviendo la cámara? En efecto, todo sale movido y no se puede apreciar la imagen con nitidez. Lo mismo ocurre si nuestros ojos se mueven...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies